eGeon

Curiosidades sobre topónimos traducidos al español

Conozco una ciudad famosa por sus brujas: Salem, cerca de Boston, donde en 1692 se ejecutaron a numerosas mujeres acusadas de brujería. Ahora, muchos años después, la ciudad se llena de turistas especialmente en Halloween, atraídos por una historia de brujas.

Así que cuando aprendí que había una ciudad en Bélgica llamada Brujas pensé que tendría alguna historia parecida, algo de brujería en la Edad Media o algo que ver con la Inquisición española. Pero nada más lejos de la realidad, Brujas es famosa por sus canales, los cuales hay que cruzar por decenas de puentes que rodean la ciudad. Porque en realidad su nombre en flamenco es «Brugge» que viene a significar «puentes» y que los españoles de la época debieron simplificar por Brujas. Quién sabe, a lo mejor les sonaba más misterioso.

Pero no es la única de mis decepciones en esto de los topónimos. Uno puede pensar que cuando llegue a La Haya se va a encontrar un bosque al estilo del Hayedo de Irati, o por lo menos que lo fuera hace muchos años, pero es que en holandés «Den Haag», su nombre original, significa algo así como «el seto», así que los árboles se quedaron en arbustos.

Y por cierto, para ir desde Brujas hasta Inglaterra habría que cruzar el Canal de la Mancha. ¿Nunca habéis pensado qué tendrá que ver la tierra de Don Quijote con esta zona? Pues yo sí, y nunca lo entendí, pensé que tendría forma de mancha o algo así. Pero no, se trata de una traducción más de las que hace uno sin pensar mucho. El nombre viene del francés «La Manche» que significa «la manga» y sí, tiene más sentido porque tiene la forma alargada de la manga de una camisa.

Y de canal a cabo, nos vamos al de Hornos, allá por Sudamérica, donde debe hacer un frío que pela ya que está al ladito del Polo Sur, así que no, no tiene nada que ver con su nombre en español. Resulta que los primeros holandeses que cruzaron por allí lo llamaron «Kaap Hoorn» que hace referencia a su forma, la de un cuerno, si le quitamos una «o» al cuerno holandés, ya tenemos nuestros hornos.

Pero mi favorito siempre ha sido Islandia. Para qué complicarse traduciendo nada si la misma palabra lo dice, será una isla muy grande, y lo peor es que en realidad es una isla muy grande, así que arreglado. Pero no, el nombre original en islandés es «Ísland» que significa «tierra de hielo».

Creo que a lo largo de los siglos los españoles, que ahora nos esforzamos en traducirlo todo, hemos sido un poco «vaguetes» en esto de la traducción de topónimos y lo hemos dejado simplemente como sonaba un poquito mejor en español. Y si lo dudas ahí tenemos la prueba con Groenlandia, del neerlandés «Groenland», que significa «tierra verde», o con Nueva Zelanda, del neerlandés también «Nieuw-Zeeland», que recuerda a «Zeeland», una zona del sur de los Países Bajos, cuyo significado es «tierra de mar».

Lo curioso es que precisamente Países Bajos sí es una traducción correcta de «Nederlanden», su nombre original que hace referencia a la altura de parte de su territorio por debajo del nivel del mar. Supongo que siempre habrá algún empollón llevando la contraria.

Un artículo de Nerea Ortega

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el envío de spam automatizado.
Image CAPTCHA
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen.